El posicionamiento del Leasing en Chile y sus ventajas

/, Destacadas, Financiamiento de Proyectos, Recomendaciones Dominus/El posicionamiento del Leasing en Chile y sus ventajas

El posicionamiento del Leasing en Chile y sus ventajas

La industria del leasing ha ganando protagonismo en la economía chilena en la última década. Para Harald Zach, gerente de negocios de Dominus Capital, “las cifras actuales en Chile ya no tienen nada que ver con las de hace 10 o 15 años y esto significa que las empresas confían más en el sistema financiero, lo que supone un gran avance en términos económicos para el país. Porque en líneas generales no aumentan solo las cifras del leasing, también vemos como por ejemplo la industria de fondos mutuos incrementa su patrimonio gestionado y el número de partícipes año a año, o las AGF que también aumentan su volumen. En general la economía chilena está avanzando poco a poco y cada vez son más personas las que se interesan por estas herramientas que ofrece el sistema”, asegura.

El leasing así, se ha convertido en una buena alternativa de financiamiento. Se trata de un servicio financiero que responde a las necesidades de financiamiento de bienes de capital orientado a las empresas.

El leasing financiero consiste en el alquiler (arrendamiento) de bienes de capital por un tiempo acordado previamente durante el cual el arrendatario paga una renta de alquiler a la compañía de leasing o al banco (arrendador), lo que le proporciona derecho a la utilización del bien. Cuando el contrato de leasing finaliza, existe la posibilidad de adquirir o comprar el bien, renovar el contrato de leasing o devolverlo.

¿Qué actores intervienen en la operación de leasing?

  • El arrendatario: Es el que arrienda el bien porque quiere disponer de él. Para ello, suscribe el contrato de leasing para tener la posesión del bien adquiriendo su propiedad si lleva a cabo la opción de compra.
  • El proveedor: Es la persona que vende el bien a la entidad de leasing. El arrendatario es el que selecciona el bien y el proveedor, y es la entidad la que adquiere el bien
  • La empresa de leasing: Tiene función de intermediario. Puede ser una sociedad que se especializa en el leasing  o un banco.

“El leasing es una buena alternativa cuando queremos adquirir maquinaria, equipos, vehículos, inmuebles o mobiliario (por ejemplo, para aumentar nuestra capacidad de producción), y no contamos con la inversión o el capital necesario para ello, o simplemente no queremos distraer el capital de trabajo en la compra de activos fijos”, detalla Zach.

Pero además de esta posibilidad de financiamiento, que fue precisamente la razón por la cual fue diseñado este producto, el leasing presenta otras ventajas para el arrendatario tales como beneficios tributarios (las cuotas son fiscalmente deducibles), o la posibilidad de que el usuario obtenga maquinaria o equipos, y que luego pueda deshacerse fácilmente de ellos sin necesidad de tener que comprarlos, por ejemplo, si considera que han quedado obsoletos o ya no los necesita.